miércoles, 20 de enero de 2021

Kombucha, una bebida fermentada para potenciar la salud

La kombucha es una bebida fermentada que se prepara con una infusión de té que se fermenta con SCOBY, una simbiosis de levaduras y bacterias. Es una excelente alternativa a los refrescos y a las colas. 
Hoy os cuento cuales son sus propiedades.



La kombucha se elabora tras infusiones té– preferiblemente té verde o negro– y un cultivo simbiótico de levaduras y bacterias beneficiosas conocido como SCOBY (siglas en inglés de Colonia Simbiótica de Bacterias y Levaduras), que tiene forma de torta gelatinosa, y es capaz de transformar los polifenoles del té . Después se pueden añadir diferentes ingredientes para aportar sabor, como hibisco, limón, jengibre, naranja, lima, etc.


Las primeras noticias de la existencia de esta bebida datan del año 220 a.C en Manchuria (China), durante la dinastía Tsin, donde era considerada como el elixir de la vida y de la inmortalidad. La kombucha es una bebida milenaria que ya tomaban los samuráis. Poco a poco, el consumo de esta infusión basada en un hongo se ha ido extendiendo por todo el mundo, y a día de hoy es muy popular en Estados Unidos y Australia.

En un estudio publicado en 2014 en la revista Comprehensive Reviews in Food Science and Food Safety, que hace referencia a las propiedades y efectos de la kombucha probadas en estudios con animales, y entre las que destacan:

1. Es una fuente potencial de probióticos

La kombucha contiene varias especies de bacterias ácido láctico (BAL) con potencial probiótico.
Los probióticos proporcionan al intestino bacterias saludables. Estas bacterias pueden mejorar muchos aspectos de la salud, incluida la digestión, la inflamación e incluso ayudar en la pérdida de peso.

2. La kombucha puede proporcionar los beneficios del té verde

La kombucha nos aporta los beneficios del té verde, además de las propiedades que el proceso de fermentación aporta.  El té verde es una de las bebidas más saludables del planeta. El té verde contiene muchos compuestos bioactivos, como los polifenoles, que funcionan como poderosos antioxidantes en el organismo. Los estudios demuestran que beber té verde con regularidad puede ayudar a quemar grasa, mejorar los niveles de colesterol y ayudar en el control de la glucemia.
Los estudios también muestran que las personas que beben té verde de manera regular tienen un riesgo reducido de cáncer de próstata, mama y colon

3. La kombucha contiene antioxidantes

Los antioxidantes son sustancias que combaten los radicales libres, moléculas reactivas que pueden dañar las células y promover el crecimiento tumoral. 
Los antioxidantes procedentes de los alimentos y bebidas son mejores para la salud que los suplementos antioxidantes La kombucha, especialmente cuando se prepara con té verde, parece tener efectos antioxidantes en el hígado. Los estudios en ratones han demostrado que beber kombucha reduce la toxicidad hepática causada por tóxicos, hasta un 70% Si bien no existen estudios en humanos sobre este tema, parece un área de investigación prometedora para las personas con enfermedad hepática.

4. La kombucha tiene efecto bactericida

Una de las principales sustancias que se producen durante la fermentación de la kombucha es el ácido acético, que también abunda en el vinagre. Al igual que los polifenoles del té, el ácido acético es capaz de eliminar patógenos. La kombucha elaborada con té negro o verde parece tener fuertes propiedades antibacterianas, particularmente contra las bacterias y las levaduras Candida, por lo que seria ideal para personas con candidiasis. Estos efectos antimicrobianos suprimen el crecimiento de bacterias y levaduras indeseables, pero no afectan a las bacterias probióticas y levaduras beneficiosas involucradas en la fermentación de la kombucha.

5. La kombucha puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas

La enfermedad cardíaca es, junto al cáncer, la principal causa de muerte en el mundo. Los estudios en ratas muestran que la kombucha puede mejorar en gran medida dos marcadores de enfermedades cardíacas, el colesterol LDL "malo" y el colesterol HDL "bueno", en tan solo 30 días. Aún más importante, el té (especialmente el té verde) protege las partículas de colesterol LDL de la oxidación, que se cree que contribuye a las enfermedades cardíacas 
De hecho, los bebedores de té verde tienen hasta un 31% menos de riesgo de enfermedad cardiaca.

6. La kombucha puede ayudar a controlar la diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo. Se caracteriza por niveles elevados de azúcar en sangre y resistencia a la insulina. Un estudio en ratas diabéticas encontró que la kombucha ralentizaba la digestión de los carbohidratos, lo que reducía los niveles de azúcar en sangre. 
Es probable que la kombucha hecha con té verde sea aún más beneficiosa, ya que se ha demostrado que el té verde en sí mismo, reduce los niveles de azúcar en sangre De hecho, un estudio de revisión con casi 300,000 personas encontró que los bebedores de té verde tenían un riesgo 18% menor de convertirse en diabéticos. Se necesitan más estudios en humanos para investigar los beneficios de la kombucha para el control del azúcar en sangre. 

7. La kombucha puede ayudar a proteger contra el cáncer

El cáncer es una de las principales causas de muerte en el mundo. Se caracteriza por la mutación celular y el crecimiento celular descontrolado. En estudios de laboratorio la kombucha ayudó a prevenir el crecimiento y la propagación de células cancerosas debido a su alta concentración de polifenoles y antioxidantes provienentes del té. Creemos que los polifenoles bloquean la mutación genética y el crecimiento de las células cancerosas al mismo tiempo que promueven la muerte de las células cancerosas. Por esta razón, no es sorprendente que los bebedores de té tengan menos probabilidades de desarrollar varios tipos de cáncer 

Sin embargo, no se ha confirmado si la kombucha tiene algún efecto contra el cáncer en las personas. Se necesitan más estudios.
  •  ¿Dónde se compra?¿Se puede preparar en casa?
Puedes comprarla en tiendas u on line (mejor con cadena de frio ) o hacerla tú en casa, solo necesitas conseguir el SCOOBY (se vende on line o quizás algún amigo que haga kombucha puede darte). Sin embargo, asegúrate de prepararla adecuadamente. 
Estuve elaborandola unos meses en casa, pero la mayoría de las veces se me avinagraba. Así que ahora la consumo comprada. Para mí, la opción más cómoda es comprar kombucha. 

Me voy a permitir recomendaros una kombucha elaborada en mi tierra de manera artesanal con mucho mimo y cariño. ¡Kombucha Viver! Está exquisita, es ecológica y he podido conocer las instalaciones y el proceso de producción, y os aseguro que es un producto de mucha calidad. Con el código ODILE5 tendréis 5 euros de descuento en vuestra compra.

    • ¿Tiene alcohol?
    La kombucha tiene un mínimo porcentaje de alcohol, que es fruto de la fermentación y que puede aumentar si se deja en reposo más tiempo del recomendado. El azúcar que se le añade durante la preparación alimenta a la levadura del SCOBY, que genera CO2 y etanol, este último conocido como alcohol etílico. Las bacterias consumen la mayor parte de ese etanol, convirtiéndolo en ácidos beneficiosos, sin embargo, aun así puede quedar alguna traza de alcohol, por lo que hay que ser cuidadosos en su elaboración, y también es un motivo para que no lo ingieran niños ni embarazadas.
  • ¿Contiene azúcar?
La cantidad de azúcar es mínima. El azúcar se utiliza como alimento para que el SCOOBY que consume la mayor parte de esta


Dra. Odile Fernández. Médico de Familia, Superviviente de Cáncer. Autora del blog "Mis Recetas Anticáncer"