miércoles, 10 de abril de 2019

Los ADITIVOS ALIMENTARIOS y sus riesgos para la salud

Los ADITIVOS y sus riesgos para la salud

Los aditivos son sustancias que se añaden de forma intencionada a los alimentos y bebidas con el fin de conservarlos en buen estado o mejorar su olor, sabor o color. Muchos son inocuos, pero algunos son muy tóxicos y deben ser evitados. En altas dosis se han relacionado con la aparición de cefaleas, asma, urticaria e incluso cáncer. Aprendamos a reconocerlos para así evitarlos.


  • NITRATOS Y NITRITOS
Los nitratos, nitritos, nitrosamidas y nitrosaminas son los llamados compuestos N- nitrosos. Están en el origen de algunos tipos de cáncer.
Los nitratos son sustancias abundantes en el suelo y en el agua, por lo que los podemos encontrar en el agua potable, en vegetales como las espinacas, en alimentos tratados (salados, encurtidos, etc.) y en el tabaco. 

Los nitritos son aditivos utilizados en la industria alimentaria para conservar la carne y darle sabor y color.
Los podemos encontrar en las etiquetas alimentarias como: 

E 249...... Nitrito potásico. E 250...... Nitrito Sódico.
E 251...... Nitrato Sódico. E 252...... Nitrato Potásico. 

Los nitratos se pueden convertir a nitritos por una reacción química de reducción que puede tener lugar en el intestino por acción de bacterias allí presentes. 
Están presentes en embutidos, salazones, patés, preparados de carnes, bacón y cervezas. Tóxicos en especial para los niños.. Los nitratos se relacionan con el cáncer oral, de estómago, esófagoy colon- recto.


La ingesta abundante de carne hace que el pH en los jugos gástricos disminuya favoreciendo la formación de nitrosaminas que son cancerígenas. La vitamina C inhibe la formación de nitrosaminas in vitroy podría ayudar a protegernos de las sustancias nitrosadas si consumimos alimentos que contienen nitratos debemos consumirlos junto a alimentos ricos en vitamina C para evitar su toxicidad. Por ejemplo, bocata de fiambre con rucula y tomate.

E-230 bifenilo, E-231 ortofenilfenol y E-232 ortofenilfenato sódico

Son conservantes sintéticos procedentes del petróleo. Se aplican sobre la piel de los cítricos y se relacionan con el cáncer de vejiga. No desaparecen al lavarlos. Si vas a usar la piel de los cítricos para consumo, asegúrate de que éstos sean de cultivo ecológico. 

E-239 hexametilentetramina.

Es un conservante sintético derivado del amoniaco y del formaldehído. Se emplea en conservas de pescado, caviar y cortezas de quesos provolone para evitar mohos y bacterias. Provoca mutaciones genéticas en animales de laboratorio. Puede ser cancerígeno. 

E-284 ácido bórico. Se emplea en el caviar y en ciertos enjuagues bucales. Es un tóxico que afecta al sistema nervioso.

  • TBHQ Terbutil Hidroquinona o E319
Es un antioxidante y aromatizante permite que la comida dure mucho más tiempo en buenas condiciones se origina del petróleo y que está estrechamente ligado al butano.



Esta en la comida, pero también en laca para pelo y cremas para piel

El TBHQ puede tener como efecto secundario el padecimiento de vómitos, náuseas, silbidos en los oídos, síntomas de delirio o colapso.

La conocida como “comida basura” es de las que más TBHQ contienen. Se pueden encontrar en:

Aceites hidrogenados (vegetales)
Colorantes artificiales
Edulcorantes artificiales (sustitutos del azúcar)
Betanzo do sodio
Sales de aluminio
Aspartame
Sustancia BHA (Butilhidroxianisol)
Sustancia BHT (Butilhidroxitolueno)
Sopas instantáneas
Salsas
Nitritos y nitratos (productos cárnicos procesados)
Galletas
Cereales
Gallate de Propileno
Dioxido de azufre
Sulfitos (pan de molde, vinos de mesa)

No se recomienda su consumo en embarazadas ni niños. En altas dosis provoca hiperactividad, asma, urticaria, insomnio. Se acumula en la grasa. A largo plazo puede ser cancerígeno. Esta prohibido en Japón
Un reciente estudio demuestra que puede restar eficacia a la vacuna de la gripe. Si lo consumimos durante la vacunación puede restar eficacia al tratamiento.

  • E-102, tartrazina o amarillo 5. Se usa como colorante alimentario o sintético para dar a los alimentos color amarillo y naranja. Se añade a zumos, polo flash, sopas, salsas, helados, chicles, pero también en cosmética y algunos fármacos. Está presente en el colorante alimentario que compraremos para dar color a nuestras paellas y arroces. Este componente con el que aderezamos nuestras comidas puede causar reacciones alérgicas, asma y urticaria, sobre todo en personas sensibles a la aspirina. También hay estudios que indican que este colorante puede afectar a la actividad del cerebro, produciendo posible hiperactividad y déficit de atención. Por ello, desde 2008 el Parlamento Europeo obliga a que los alimentos que contienen ese colorante alimentario sean etiquetados con «pueden tener un efecto adverso sobre la actividad y la atención de los niños». La tartrazina está prohibida en Noruega, y en Austria y Alemania lo estuvo. 


  • E621 o glutamato monosódico o MSG. Es un potenciador del sabor que se usa para mejorar el sabor de los alimentos y que nos quedemos con más ganas de seguir comiendo, lo que se ha asociado a mayor riesgo de obesidad cuando se consumen alimentos que contiene glutamato. Este aditivo produce un aumento en las ganas de comer de hasta un 40%, según un estudio. Aunque se le considera un aditivo seguro, hay mucha controversia a su alrededor porque los estudios son contradictorios. En personas sensibles puede producir dolor de cabeza, tensión muscular, hormigueos, náuseas y reacciones alérgicas. 
Su uso industrial está aumentando a pasos agigantados. Hace cuarenta años se producían 200.000 toneladas de glutamato monosódico y hoy se producen más de 3.000.000 de toneladas al año. El informe de Market Research sobre el mercado del glutamato prevé que en el año 2020 genere unos ingresos de 5.850 millones de dólares, creciendo a una tasa anual del 4,5% entre 2015 y 2020. Por tanto, parece evidente que la industria nunca va a hablar mal de él. Yo restringiría los alimentos que contengan potenciadores del sabor. Revisa bien las etiquetas.



RECOMENDACION PARA REDUCIR EL CONSUMO DE ADITIVOS ALIMENTARIOS
  • –Da prioridad a los alimentos frescos y elaborados en casa. Di adiós a los aditivos. 
  • Descarga app que te ayuden a identificar los aditivos más tóxicos como INGRED  o E-ADITIVOS 

AQUI podéis escuchar el postcast del programa donde hablamos de aditivos alimentarios en Canal Sur Radio





Dra. Odile Fernández. Médico de Familia, Superviviente de Cáncer. Autora del blog "Mis Recetas Anticáncer"
-->

domingo, 10 de febrero de 2019

La infusión de la felicidad que nos ayuda a prevenir enfermedades.. té, canela, clavo, cardamomo y chocolate negro

Hoy os traigo una receta que os va a encantar por su sabor y sus propiedades. 
Es antiinflamatoria y por tanto ideal para prevención de enfermedades relacionadas con ella, como cáncer, diabetes, enfermedades cardiovascualares, depresión, etc. Si atendemos al IF Rating (índice de inflamación de los alimentos), las especias son altamente antiinflamatorias. La idea la vi en un video que compartió gipsy chef
Además de ser antiinflamatoria es muy reconfortante, lo que te ayudará a sentirte mejor esos días que lo ves todo negro. Espero que os guste


INGREDIENTES

1 cucharada de té (verde, negro o rojo)
1 ramita de canela
Un trozo de cascara de limón
Unos granos de cardamomo
2 clavos
2 onzas de chocolate negro 85%
1 vaso de leche de coco
1 vaso de agua


PREPARACION
1. En una cafetera de acero inoxidable añade el agua y la leche de coco. A continuación las especias y el té. Cierra la cafetera y ponla al fuego hasta que emane la bebida infusionada, igual que haría el café






 2. Prepara dos tazas y trocea 1 onza de chocolate negro en cada una





 3. Vierte la infusión sobre la taza con el chocolate negro. Remueve para que se mezcle el chocolate y listo para servir





Dra. Odile Fernández. Médico de Familia, Superviviente de Cáncer. Autora del blog "Mis Recetas Anticáncer"

viernes, 1 de febrero de 2019

Muffin de plátano, ¡¡sin azúcar!!!

Hoy os traigo una receta saludable, con 0 azucar añadido y que puede ser ideal para las meriendas y desayunos de toda la familia. La receta original es de Vitónica 


Muffin de plátano, ¡¡sin azúcar!!!

  • Ingredientes para 10 unidades
Plátanos maduros, unos 250 gramos
2 Huevos
Pizca de vainilla en polvo
Ralladura de limón o naranja al gusto
170g de harina integral
30 g Copos de avena
25 almendra en polvo
1/2 cucharadita de Canela molida
1 cucharadita Levadura química o bicarbonato
Una pizca de Sal
Uvas pasas para endulzar al gusto

  • Preparación
1. Precalienta el horno a 180 grados
2. Engrasa con AOVE los moldes para muffins
3. En un bol chafa los plátanos pelados. Añade los huevos, la vainilla, la ralladura de limón o naranja y la canela removiendo bien.
4. Añade el resto de ingredientes y mezcla bien. Si queda la masa muy seca, añade un poco de bebida vegetal.
5. Reparte la masa a los moldes sin llenarlos del todo. Hornea durante unos 20-22 minutos hasta que al pinchar con un palillo salga limpio. Espera un poco fuera del horno, desmolda y deja enfriar completamente sobre una rejilla. Se pueden congelar envueltos individualmente.


Dra. Odile Fernández. Médico de Familia, Superviviente de Cáncer. Autora del blog "Mis Recetas Anticáncer"

domingo, 20 de enero de 2019

La dieta perfecta para estar sano y salvar el planeta, según The Lancet

Hace unos días se publicaba en todos los medios una noticia que parecía sorprender al mundo, pero que a los que me seguís seguro que no os ha sorprendido... según publica la revista The Lancet, hay un estilo de de alimentación que puede salvar la salud de los humanos y del planeta y que no es ni más ni menos que el mismo de estilo de alimentación que os propongo en mis libros desde hace años, ¡¡una dieta basada en plantas!!!




Una comisión internacional de científicos compuesta por 37 investigadores de 16 países y denominada EAT-Lancet durante tres años ha trabajado para elaborar un modelo de dieta saludable para el ser humano y para el planeta, y cuyas conclusiones se acaban de publicar.
Este grupo de expertos insta a realizar  un cambio en la alimentación y la agricultura para evitar 11 millones de muertes prematuras y sortear la catástrofe ambiental.
La definición de una dieta saludable se basa en la evidencia mostrada por estudios de nutrición realizados en humanos 

En su informe nos piden 
1. Reducir el consumo mundial de carnes rojas y azúcar; 
2. Duplicar la ingesta de frutas, verduras, frutos secos y legumbres; 
3. Que el sector agrícola y ganadero deje de emitir dióxido de carbono y reduzca drásticamente la contaminación de nitrógeno y fósforo; 
4. limitar el empleo de agua y no aumentar más el uso de tierras
5. Reducir un 50% el desperdicio alimenticio.

Los autores del estudio aseguran que, si se siguiera esta dieta, se podrían evitar 11 millones de muertes prematuras al año por la mala alimentación, se reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático y se preservaría la biodiversidad del planeta.




El artículo incluye las cantidades medias de alimentos que se podrían tomar al día para seguir esta dieta saludable para la población y el planeta. Las dietas saludables, afirman, tienen una ingesta de calorías adecuada y están basadas principalmente en alimentos de origen vegetal. Estas serían las cantidades diarias para una ingesta de 2.500 calorías:

Verduras: 300 gramos
                 Vegetales verdes 100g
                 Vegetales rojos y naranjas 100g
Cereales (arroz, trigo, maíz, etc...): 232 gramos
Fruta: 200 gramos. 2-3 piezas al día
Patata: 50 gramos. 3 patatas a la semana aproximadamente
Leche y lácteos: 250 gramos. Equivale a 1 vaso de leche al dia, o 2 yogures
Legumbres: 75 gramos. Lo que equivale a unas 3-4 raciones por semana.
Frutos secos: 50 gramos. Un puñado generoso 
Carne roja: 14 gramos.    Equivale a 1 hamburguesa pequeña a la semana
Pollo y otras carnes de ave: 29 gramos
Pescado: 28 gramos. Equivale a comer 2-3 veces por semana un filete de pescado
Huevos: 13 gramos. Son 2 huevos a la semana
Grasas: 51,8 gramos (40 gramos de grasas no saturadas)
Azúcar y otros edulcorantes: 31 gramos

En resumen, los vegetales deben ser los protagonistas, con entre 200 y 600 gramos de consumo al día. Algo parecido pasa con la fruta, de la que habría que consumir hasta 300 gramos (una manzana o una naranja mediana estaría en unos 150 gramos). Bajas cantidades de alimentos de origen animal, grasas insaturadas en lugar de grasas saturadas, y pocos granos refinados, alimentos altamente procesados y azúcares añadidos.
La ingesta de carbohidratos vendría esencialmente a través del arroz, el maíz o el trigo  integral y debería suponer el 60% de la ingesta calórica del día. El grupo de proteínas supondría el 15% de la ingesta calórica del día, aunque dentro de este grupo hay alimentos, como la carne roja, que salen especialmente perjudicados. El estudio pide que se limite el vacuno o el cordero a unos 98 gramos a la semana, que equivaldría a una pequeña hamburguesa.

POCA CARNE

La ingesta de proteínas se limita, ya que un exceso de proteína en especial de origen animal se ha relacionado con mayor riesgo de cáncer. El consumo de carne roja procesada (carne de ternera, cerdo o cordero) se asocia con un mayor riesgo de muerte por cualquier causa, diabetes y enfermedad cardiovascular; la carne roja sin procesar también se asocia aunque débilmente con mayor riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular. Aunque los datos aún son escasos, el consumo de carne blanca (aves y pescado) no se asoció con un aumento de la mortalidad
La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer ha determinado que la carne roja procesada (p. ej. tratada con sal u otros conservantes) es un carcinógeno del grupo 1, y la carne roja sin procesar ha sido clasificada como un carcinógeno del grupo 2.
Reemplazar la proteína animal por proteína vegetal disminuye el riesgo de muerte por cualquier enfermedad. 

POCA PATATA

Las patatas, aunque contienen grandes concentraciones de potasio y algunas otras vitaminas, proporcionan una gran cantidad de carbohidratos de rápida absorción o carga glucémica. El consumo diario se ha asociado con un mayor riesgo de diabetes tipo 2,  hipertensión, y aumento de peso.

POCOS LACTEOS

El alto consumo de productos lácteos, al menos tres racioens al día, ha sido ampliamente promovido en occidente para supuestamente favorecer la salud ósea y prevenir fracturas,  debido a su alto contenido de calcio.  Una revisión de la OMS, encontró que las regiones con bajo consumo de productos lácteos y de calcio tiene tasas de fractura más bajas que las regiones con alto consumo de lácteos. La evidencia general actual sugiere que entre los adultos, el riesgo de fracturas no se reduce sustancialmente con ingestas de calcio superiores a 500 mg / día.  Una porción de 250 ml de leche por día contiene aproximadamente 300 mg de calcio. 
Los datos sobre el consumo de lácteos durante la niñez y la adolescencia y los resultados de salud a largo plazo son escasos. El alto consumo de leche en las niñas adolescentes no se asoció con un menor riesgo de fractura de cadera más tarde en la vida, y en los adolescentes varones, el alto consumo de leche se asoció con un mayor riesgo de fracturas.
Los estudios prospectivos no muestran un aumento o disminución significativo en el riesgo de mortalidad general o enfermedad cardiovascular al aumentar el consumo de productos lácteos , aunque es probable que la mortalidad general y cardiovascular disminuya si los productos lácteos se reemplazan con nueces y otras fuentes de proteínas de las plantas. El alto consumo de yogur se asocia con un riesgo reducido de cáncer colorrectal, pero también con un mayor riesgo de cáncer de próstata en los hombres, especialmente de cáncer con metástasis. Algunas pruebas sugieren que el yogur podría reducir el riesgo de diabetes. 
  • ¿Una dieta basada en plantas?
Al hacer la revisión de estudios los investigadores observaron que las personas que siguen una dieta vegetariana, vegana o piscivegana tienen de mediaa un 12% menos de riesgo de morir prematuramente. También observaron que seguir una dieta basada en plantas implica un bajo riesgo de diabetes y enfermedad cardiovascular.

Esta dieta se asemeja a la dieta mediterránea. Esta dieta originalmente era baja en carne roja (el consumo promedio de carne roja y aves de corral combinadas era de 35 gramos al día) y  estaba compuesta por gran parte de alimentos origen vegetal, con una alta en la ingesta total de grasas (alrededor del 40% de la energía) consumida principalmente como aceite de oliva y aceitunas. Pero  hoy esta proporción de alimentos se ha modificado hacia un mayor consumo de carnes y grasas saturadas y poca gente sigue la dieta mediterránea tradicional. 

No solo hay que modificar el estilo de la dieta sino también la forma de cultivar los alimentos y criar a los animales para consumo. 
Serían necesarias mejoras drásticas en la eficiencia de los fertilizantes y el uso del agua, el reciclaje de fósforo, cambios en la gestión de los cultivos y del pienso, además de reducir a la mitad el desperdicio de comida.

Es más sostenible medioambientalmente consumir bebida de avena que leche de vaca y como hay que limitar el consumo de lácteos, puede ser mejor opción tomar yogur si deseamos tomar lácteos a tomar leche.



FUENTE: 

  • Food in the Anthropocene: the EAT–Lancet Commission on healthy diets from sustainable food systems. Published online January 16, 2019 http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(18)31788-4

Dra. Odile Fernández. Médico de Familia, Superviviente de Cáncer. Autora del blog "Mis Recetas Anticáncer"

martes, 15 de enero de 2019

Muffins antiinflamatorios de coco y boniato, aromatizados con cúrcuma, jengibre y nuez moscada

Creo que de todas las "recetas dulces horneadas" de este blog, esta es la que más se aproxima a la receta anticáncer ideal jejejeje. Es rica en alimentos antiinflamatorios.... especias, coco, aceite de oliva, boniato y  pobre en alimentos inflamatorios, ya que no contiene azúcar, lácteos, grasas trans ni aceite vegetales refinados como el de girasol.

El boniato nos ayuda a darle a la receta sabor dulce y además es rico en betacaroteno, un fabuloso antioxidante. La leche de coco es rica en grasas saturadas de cadena media que nos pueden ayudar a perder peso. Las especias son altamente antiinflamatorias, lo que nos ayuda a combatir la inflamación tisular, que es la clave del cáncer, diabetes, obesidad y enfermedades cardiacas.

La receta original es del blog Healthy Holistic Living



INGREDIENTES (para 8 muffins)

1 boniato pequeño asado
3 cucharadas de Semillas de lino molido disuelto en ½ taza de agua (deja reposar las semillas de linaza en agua durante 10 minutos; esto sustituye a su huevo) o 1 huevo
¾ taza de leche de coco
2 cucharadas aceite de oliva virgen extra
½ taza de jarabe de arce o miel sin pasteurizar o sirope de agave o pasta de datil
1 taza de harina  de arroz integral
¼ taza de harina de coco o coco rallado
1 cucharada de bicarbonato o levadura
½ cucharadita de Sal
1 cucharada de Canela molida
1 cucharadita de jengibre molido
1 cucharadita de cúrcuma molida
⅛ cucharadita de clavo molido
⅛ cucharadita de nuez moscada
1 pizca de pimienta negra

PREPARACION

1. Precalienta el horno a 180 grados

2. Usa un pincho o cuchillo para hacer una docena o más de orificios en la cáscara del boniato y luego hornéalos en una bandeja para hornear durante unos 30 minutos o hasta que esté blando.
3. Deja que el boniato se enfríe, luego córtalo por la mitad y quitale la piel. Añade a un bol
4. Al bol añade la linaza o el huevo, la leche de coco, el aceite de oliva y el endulzante liquido. Mezcla.
5. En un bol aparte, mezcla todos los ingredientes secos, luego agréguelos a la mezcla de boniato y tritura  bien hasta que esté todo bien mezclado
6. Pon un poco de aceite en el molde de los muffins, luego vierta la masa uniformemente en la bandeja de muffins para que cada una se llene en 2/3

7. Cocina durante 20 minutos a 180 grados

Dra. Odile Fernández. Médico de Familia, Superviviente de Cáncer. Autora del blog "Mis Recetas Anticáncer"