lunes, 20 de noviembre de 2017

Naranjas con aceite de oliva y canela. Trucos para que los niños coman más verduras

Os traigo una receta muy sencilla, pero que os va a sorprender y nos puede ayudar a incorporar la fruta en el menú de nuestros niños.
Hoy se celebra el Día Internacional del Niño y en Canal Sur Radio hemos querido hablar de alimentación infantil, en concreto de buscar estrategias para que los niños coman más verdura. La hora de la comida a veces se convierte en una batalla campal y nos enfadamos los padres y se enfadan los niños cuando la verdura o la fruta aparecen en el plato. No hay un truco infalible para que los niños coman más saludable, pero si sabemos que algunos trucos nos pueden ayudar.


Os dejo con el postcast del programa de hoy para que podáis oírlo. Han intervenido 3 niños en el programa y nos han hablado de su gustos culinarios y ha sido un placer poder contar con sus opiniones, que sabios son los niños, pero cuanto nos cuesta a veces escucharles.




Veamos que estrategias pueden ayudarnos a que los niños consuman más frutas y hortalizas

1. Los padres como modelo y proveedores de buenos hábitos alimentarios 

Los patrones de ingesta y preferencia de alimentos de nuestros peques son un reflejo de los alimentos de los alimentos con los que están familiarizados. Si las frutas y verduras están presentes, disponibles y accesibles en la casa, el niño las comerá, si no va a ser muy difícil que las consuma por iniciativa propia.Para motivar la ingesta los más importante es que los alimentos estén al alcance del niño. Si queremos que coma fruta está tiene que estar siempre en un lugar accesible y visible y debemos ofrecerla con frecuencia. No basta con comprar fruta, debemos ponerla en un sitio donde puedan cogerla. Poner pequeños trozos de fruta en una mesa que sea accesible para ellos puede ser una buena idea para motivar el consumo. Los padres influyen y mucho en las primeras experiencias de los niños con la comida. Los niños están preparados para comer lo mismo que los adultos de su entorno. Los padres vamos a ser el modelo a imitar y de nosotros aprenden los hábitos alimentarios que serán la base futura de su alimentación. Los niños aprenden a alimentarse a través de la experiencia directa al comer, pero también al observar a los demás alimentarse. 


2. Frutas y hortalizas siempre disponibles y accesibles 

Las preferencias alimentarias de los niños y su dieta van a ser un reflejo de los alimentos que hayan tenido disponibles y accesibles durante su infancia; el ejemplo de los padres juega un papel muy importante en el desarrollo de las preferencias alimentarias de los hijos 


3. Raciones pequeñas

Para que un niño coma saludable y mantenga un peso adecuado también hay que tener cuidado con el tamaño de las raciones. Tendemos a ofrecer más comida de la que realmente necesitan. El tamaño de las porciones o raciones en las cadenas de comida rápida se ha incrementado de manera importante en los últimos años y esto está haciendo que la tasa de obesidad aumente de forma exponencial al tamaño de las raciones. Al niño es mejor ofrecerle poquito y si se queda con hambre ponerle un poco más a ofrecerle un plato a rebosar.




4. Sin premios, sin castigos, sin gritos, sin prohibiciones 

Se ha comprobado que forzar a los niños a comer verduras (¡qué te lo comas he dicho!!!) o prohibir la ingesta de alimentos no saludables (¡no vas a comer esa galleta!) no pueden hacer más que aumentar el rechazo hacía los alimentos sanos. 

Premiar a los niños con dulces si se comen la verdura no va a hacer más que fomentar el gusto por los alimentos azucarados y castigarlos si no se coman la verdura, solo va a fomentar que la rechacen 
Prohibir la ingesta de alimentos “no sanos” como puede ser galletas, helados o bollería industrial cuando están a su vista o alcance puede ser contraproducente y hacer que cuando el niño consiga tener acceso a estos los consuma con avidez y sin mesura. Imagina que tu niño abre la nevera y se encuentra con una bandeja de pasteles y te pide si se puede comer uno. Le decimos que no, y el niño decepcionado cierra la nevera. Al rato vuelve el antojo de dulce, vuelve a abrir la nevera y te pide un dulce. Volvemos a decirle que no y nuestro peque esta vez ya enfadado cierra la nevera de un portazo. Cuando nos pierda de vista es probable que nuestro peque habrá la nevera y a escondidas coma sin apenas masticar esos pasteles que le hemos estado negando, por miedo a que le pillemos comiendo y le echemos la bronca. 

Se ha observado en el caso de las niñas de madres que restringen la comida, suelen tender a comer en exceso y darse atracones que puede conducirles a un problema con el peso. 

¡¡Cuanto más les presionemos para comer, menos fruta y verduras comerán y más grasas y azucares consumirán!!! 

¿Sabéis que los padres más autoritarios a la hora de comer, suelen ser los que menos frutas y verduras tienen disponibles en la nevera y la despensa? Los padres autoritarios con la comida también suelen serlo con otros aspectos de la crianza y esto puede llevar a que las necesidades de los niños no sean tenidas en cuenta. 

5. Sé creativo.

Incorpórala la fruta y la verdura a otros alimentos o recetas que ya sabes que les gustan 

Para fomentar que prueben nuevas frutas o verduras éstas se pueden incorporar con alimentos o recetas que ya consuman y les gusten. Por ejemplo: ofrecer las verduras dentro de una pizza o con un poco de sofrito de tomate casero, puedes añadirlas en trozos pequeños en las legumbres, o si sabes que le gusta la crema de verduras de una determinada verdura como suele ser la calabaza o el boniato que son dulces, puedes aprovechar para meter otras verduras de sabor más suave cuando cocines esa crema, como por ejemplo el calabacín. 

La forma de presentar la comida también puede ser importante. Los investigadores del Centro de Ciencias Sensoriales Avanzadas de la Universidad de Deakin (Australia) hicieron un experimento curioso con 72 niños de primaria para demostrar que la forma de presentar las zanahorias influye en el consumo. A cada niño del estudio se le dio una caja con 500 gramos de zanahorias peladas y en una sola pieza el primer día, y la misma cantidad de zanahorias, pero cortadas en cuadritos al día siguiente. Les dieron 10 minutos para comer la cantidad de zanahoria que quisieran. La opción más consumida fue la zanahoria servida en una pieza entera. Consumieron entre un 8-10% más de verdura cuando se les dio entera que en trocitos. 

Lo contrario también sirve, si nos pide chocolate con leche y no queremos que coma mucho es mejor que se lo cortemos en trozos pequeñitos a que se lo demos en una pieza grande. 


6. Implícalos en la compra y en la cocina. ¡¡A cocinar! 

Puede ser beneficioso involucrar a los hijos en la compra y en la cocina. Si están implicados en todo el proceso de elaboración de las distintas recetas serán más propensos a, como mínimo, probarlas ya que ellos mismos las habrán preparado y se sentirán muy orgullosos con el resultado. 

Si los peques vienen con nosotros a la compra y pueden elegir los vegetales que van a consumir en la comida, ingieren hasta un 80% más de estos alimentos que si sus padres u otros los escogen por ellos, según concluye un estudio de la Universidad de Granada, por ello, involucrarlos en la compra o selección de verduras que vamos a cocinar es una estrategia que puede ser útil. Yo suelo ir con mis hijos a comprar y ellos van poniendo en el carro de la compra la fruta y la verdura y además suelo preguntarles que quieren comer ese día antes de ir al cole. Así, cuando llegan a casa ya saben de antemano que hay para comer y evitamos sorpresas que pudieran no agradarles. 

Los niños que ayudan a cocinar a sus padres comen un 76% más verduras que aquellos que no participan en la elaboración de alimentos, según un estudio suizo. En el estudio participaron 47 padres acompañados por su hijo o hija de entre 6 y 10 años y se les pidió que preparan una comida que constaran de pollo empanado, ensalada y pasta. La mitad de los niños prepararon junto a su padre o madre la comida y se involucraron en lavar la verdura, empanar el pollo o decorar la ensalada, mientras que la otra mitad de niños jugaron con uno de los progenitores mientras que el otro adulto preparaba la comida. Los niños que cocinaron comieron un 76% más de ensalada y un 27% más de pollo. Los niños que habían cocinado además se sintieron orgullos de sí mismos, mejoraron su autoestima y manifestaron sentir emociones positivas que el grupo control de niños. 

Aunque a veces puede ser un poco lio que los peques entren en la cocina, te aseguro que si tienes paciencia el resultado es muy enriquecedor tanto para ellos como para nosotros. Un truco que a mí me funciona... cuando ellos quieren cocinar conmigo lo que hago es preparar bien la superficie que vamos a usar y tener todos los ingredientes a mano para facilitar la elaboración y que todo fluya de manera más fácil. 

7. Todos comemos igual

Es muy importante que una vez que nos sentamos a la mesa todos los miembros de la familia coman lo mismo y que no haya excepciones para nadie (excepto si hay alguna alergia, intolerancia o contraindicación). No vale que al niño le pongamos un plato de verduras al vapor y nosotros nos comamos un chuletón con patatas fritas. Podemos ponerles su plato menos especiado o con menos sal, pero básicamente deben ser iguales sus platos y los nuestros. 

jueves, 16 de noviembre de 2017

Luisa, cáncer de pulmón con metástasis, libre de enfermedad 5 años después tras combinar el tratamiento médico con un cambio de alimentación

Este es uno de los mails recibidos que más me ha sobrecogido y emocionado en los últimos tiempos. Luisa, cáncer de pulmón con metástasis, pronostico muy, muy sombrío, tras hacer tratamiento medico y cambiar su alimentación y estilo de vida la enfermedad remitió... han pasado 5 años desde entonces. Su oncólogo está que no se lo cree. Afirma que Luisa es un referente para ella.

Enhorabuena Luisa y Gracias mil por compartir. Tu testimonio puede ayudar a muchas personas con cáncer y a sus familiares.



Hola Odile,

En octubre del 2012 me diagnosticaron un adenocarcinoma de pulmón en estadio IV con metástasis en el cerebro y en la columna. Tenía un nódulo en el pulmón de 25 mm y siete lesiones en el cerebro.

No paraba de preguntarme porque me había tocado a mí, cuando no había fumado nunca e iba al gimnasio y llevaba una vida sana. Me quedé tan bloqueada que cuando iba a la consulta del oncólogo no me enteraba de nada. Solo pensaba que me podía morir y que no vería más a mi hijo que tenía 24 años.

Una vez asumí que tenía cáncer pensé, si hay personas que lo superan,  ¿por que no lo puedo superar yo?

Empecé a hacer quimioterapia, cada sesión duraba siete horas, al principio fue duro, me quedaba muy cansada. También me dieron diez sesiones de radioterapia para reducir las lesiones del cerebro.

Un buen día fui hacer la compra en una gran superficie y vi su libro “Mis recetas anticáncer“, no dudé en comprarlo y ponerlo en práctica, en mi dieta incorporé muchas especies, para mí algunas desconocidas, una de las más habituales fue la cúrcuma, que no faltaba en todos mis platos. También compre “Mis recetas de cocina anti cáncer” donde encontré menús y batidos riquísimos. Después de leer su libro “Mi revolución anti cáncer” empecé a hacer yoga que me relaja mucho. Asistí a una de sus conferencias en Andorra.

Cuando hacía controles el tumor de pulmón se había reducido, las lesiones del cerebro las pequeñas desaparecieron y las grandes se hacían pequeñas, la lesión de la vértebra de la columna también iba desapareciendo.
Cada cuatro meses hacia un TAC y una Resonancia de cabeza, los resultados fueron sorprendentes, el oncólogo no se lo creía, me decía "tú eres mi referente".

Pasamos hacer una quimioterapia de mantenimiento que ya fue más suave y no me daba efectos secundarios.

En setiembre del 2017 en la última visita el oncólogo me dijo que ya estaba curada y que podía dejar la quimioterapia, en las pruebas habían desaparecido la mayoría de las lesiones y las que todavía estaban no tenían actividad metabólica. Me dijo que al principio no pensaba que sobreviviera ya que mi pronóstico inicial era muy negativo.

Creo que lo he podido superar gracias al tratamiento de la quimio y la radio, al cambio de alimentación, al yoga, a la manera de enfocar una vida diferente, lejos del estrés y gracias a tener una mente positiva.


Estoy enormemente agradecida por todos sus libros, no tengo palabras suficientes para darle las gracias, ahora veo la vida de una manera distinta, he aprendido muchas cosas de la vida y también tengo que decir que soy más fuerte.


Gracias por todos los conocimientos que nos ha dado.

Lluïsa Bernaus

miércoles, 15 de noviembre de 2017

YOGA para personas con cáncer, yoga para todos

Yoga para personas con cáncer, yoga para todos

El yoga aporta múltiples beneficios tanto a adultos como a niños tanto a nivel físico como mental y espiritual. Es especialmente recomendable para personas con cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes. ¡¡Te animo a practicarlo!! En Mi Revolución Anticáncer hemos creado un apartado especial para el yoga, tanto para el yoga en familia como para el yoga centrado en enfermos con cáncer. 
Quiero que os podáis acercar un poquito más al mundo del yoga con dos libros imprescindibles que voy a sortear en mi página de Facebook:
YOGA, UN ESTILO DE VIDA de Vanesa Lorenzo
YOGA EN LA COCINA de Zaira Leal


Para participar tenéis que pinchar este enlace y seguir las instrucciones

Seguimos hablando de yoga y sus beneficios:

BENEFICIOS del yoga:

  • Mejora la calidad del sueño
  • Reduce la fatiga y el estrés
  • Aumenta la vitalidad y el estado de animo
  • Aumenta la flexibilidad de nuestras articulaciones
  • Reduce la inflamación de los tejidos
  • Reduce el dolor
  • Mejora al sistema inmune

En el caso del cáncer de mama se ha demostrado que tiene múltiples beneficios para las mujeres que lo practican y hay suficiente nivel de evidencia para recomendarlo
Se ha demostrado que reduce la ansiedad y el estrés en mujeres sometidas a radio y quimioterapia (nivel de evidencia B), así como la fatiga asociada al tratamiento  (nivel de evidencia B). Se ha demostrado que mejora el estado de ánimo y disminuye la depresión de las mujeres con cáncer que lo practican (nivel de evidencia A), mejora la calidad de vida y facilita el sueño (nivel de evidencia C)


Yoga en familia

¿Un sueño? Que en los hospitales de día de oncología se impartiesen clases de yoga para enfermos de cáncer
Mientras ese sueño se hace realidad he grabado algunos vídeo de yoga con rutinas que pueden adaptarse para todas las personas y podréis practicarlo en cualquier momento y desde cualquier rincón del planeta. La profesora de yoga con la que hemos grabado los vídeos es Olga Martín, profesora de YIN YOGA en Granada.
Olga y yo deseamos que estas posturas y rutinas sean de utilidad para todos vosotros
  • El saludo al sol paso a paso. Esta rutina es ideal para toda la familia. Yo la practico con mis peques




  • Yin yoga para calmar cuerpo y mente

Asanas para prevenir las nauseas y vómitos asociados a la quimioterapia





 Fuente: 
  • Kiecolt-Glaser JK, et al.Yoga's Impact on Inflammation, Mood, and Fatigue in Breast Cancer Survivors: A Randomized Controlled Trial. JCO Apr 1, 2014:1040-1049

  • Greenlee H, Balneaves LG, Carlson LE, et al. Clinical Practice Guidelines on the Use of Integrative Therapies as Supportive Care in Patients Treated for Breast Cancer. Journal of the National Cancer Institute Monographs. 2014;2014(50):346-358. doi:10.1093/jncimonographs/lgu041.

La Dieta Mediterranea puede disminuir el riesgo de cáncer de próstata agresivo

En un estudio recién publicado en Journal of Urology nos dan la clave para la prevención del cáncer de próstata.... ¡¡¡seguir la Dieta Mediterránea!!!

El estudio MCC-Spain  es un estudio de casos y controles llevado a cabo en España desde 2008 a 2013 en el que participaron 754 hombres con cáncer de próstata y 1277 hombres sanos de entre 38 y 85 años. Tras una exhaustiva encuesta sobre hábitos alimentarios clasificaron a los participantes en 3 grupos, según su alimentación
  • Dieta “occidental”- Western pattern: Alto consumo de productos grasos, carne procesada, dulces, bebidas calóricas y bajo consumo de cereales.
  • Dieta “prudente”- Prudent pattern: Productos bajos en grasa, frutas, vegetales y zumos.
  • Dieta “mediterránea”- Mediterranean Pattern: Pescado, vegetales, legumbres, patatas, frutas, aceit de oliva virgen extra y bajo consumo de zumos envasados y bebidas calóricas.
Comprobaron que los hombres que seguían la dieta mediterránea tenían menos riesgo de padecer cáncer de próstata, sin embargo no observaron este efecto protector en los otros dos patrones de alimentación

Una vez más, eso de "come lo que quieras" o "come de todo con moderación" no nos vale. 

Fuente:
Castelló A, et al. Mediterranean dietary pattern is associated to low risk of aggressive prostate cancer: MCC-Spainstudy. J Urol. 2017 Aug 22. pii: S0022-5347(17)77385-5. 

¿No sabes como cocinar siguiendo el patrón de alimentación Mediterráneo? En Mis Recetas de Cocina Anticáncer encontrareis recetas para comer "mediterráneo", recetas basadas en las publicaciones científicas que demuestran esta inexorable relación entre el cáncer y la alimentación 

Compra aquí tu ejemplar

lunes, 13 de noviembre de 2017

Tailandia con niños (V). Convivimos con las tribus de las montañas

Día 7. Tribus indigenas Hmong y Lahu. Lanjia Lodge

La visita que os voy a contar hoy creo que ha sido la más auténtica de todo el viaje y tengo que agradecer encarecidamente a Naai Travels el habernos propuesto incluir esta visita en nuestro itinerario. Una experiencia increíble que creo que ni niños ni adultos olvidaremos. Todo lo que os cuente no será capaz de equipararse con las sensaciones y vivencias. Pocos turistas incluyen esta visita en su itinerario y creo que merece la pena hacerla. Vuestro bagaje, vuestra mochila viajera se cargará de inolvidables recuerdos, una oportunidad única para conocer otra cultura, otro mundo y valorar más las cosas buenas que tenemos.

A las 7 de la mañana Gina, la que iba a ser nuestra guía en el norte, vino a buscarnos al hotel. Nos enamoramos de ella a primera vista. Una tailandesa simpatiquísima que siempre estuvo atenta a cualquier necesidad, que fue paciente y amorosa con los peques y que nos hizo una inmersión total en la cultura tailandesa. 

Partimos en una mini van rumbo al Lanjia Lodge, una hospedería eco-friendly gestionada por la comunidad Hmong y Lahu, dos tribus de las montañas. Al hospedarte aquí y participar en las actividades propuestas contribuyes a la puesta en marcha de proyectos comunitarios para mejorar las condiciones de vida de estas tribus.


Fuimos los únicos huéspedes, así que pudimos elegir habitación. Elegimos una con vistas espectaculares a Laos y a la montaña


Vistas desde la habitación
Al fondo Laos y el rio Mekong
En Tailandia conviven numerosas comunidades indígenas, grupos de distintas étnias que mantienen su identidad y sus costumbres en un mundo cada vez más homogéneo. Aquí se les conoce como las Tribus de las montañas, nosotros visitamos a dos de ellas. Y hasta hace poco vivían bastante aislados del mundo, pero en los últimos años ha crecido su desarrollo gracias a ayudas gubernamentales. 

En la montaña, las papayas ¡¡crecen salvajes!!!

Papaya
Tras dejar nuestras cosas en la habitación y presentarnos el programa que íbamos a realizar durante nuestra estancia, nuestra guía de la tribu Hmong nos acompañó para visitar la escuela. 

Eire hizo muy buenas migas con nuestra guía